Olvidando recuerdos dolorosos

Cuando éramos muy jóvenes, hasta llegar a la madurez, a menudo experimentamos el poder de nuestro cerebro cuando se trata de protegernos.

Olvidando recuerdos dolorosos
Olvidando recuerdos dolorosos

Cada vez que nos queman, nos cortamos o nos lastimamos de manera abrupta, notamos cómo nuestra mano se ha retraído antes de que podamos exponernos a más daños. O tal vez, mientras estábamos caminando, manejando una motocicleta o una bicicleta, un error se precipitó directamente a nuestros ojos, pero las tapas de los ojos se cerraron milagrosamente el segundo antes, protegiéndonos. Todo esto es desencadenado por nuestro propio cerebro, calculando el peligro inevitable y reaccionando antes de que nos demos cuenta.

Sin embargo, las experiencias dolorosas, como lograr quemarte antes de que tu cerebro lo detenga, pueden enseñarte a no hacer eso en el futuro. Sin embargo, nuestro cerebro todavía funciona de una manera que no podemos entender, y numerosas acciones son un gran misterio. Por ejemplo, las personas que han perdido una extremidad, debido a una enfermedad o una lesión, a menudo se quejan de que sienten un dolor constante en el área donde antes ha estado su extremidad. Además, algunos pueden sentir dolor constante y crónico sin ninguna razón específica. Todo esto tiene lugar debido a ciertas complicaciones nerviosas, algunas más que la otra.

La conexión perdida

Investigando el problema del dolor crónico en las extremidades que ya no existen, los médicos han descubierto resultados notables. A saber, con aquellas personas que sienten dolor en las extremidades que han sido amputadas de antemano ha habido un cambio defectuoso significativo en el sistema nervioso y el cerebro mismo. Las áreas en el cerebro que estaban a cargo de, por ejemplo, el movimiento del brazo y las funciones, quedan vacantes porque ya no hay un brazo para controlar. Estas áreas, sin embargo, permanecen conectadas con los receptores del dolor, a pesar de que la extremidad física ya no está presente, lo que provoca dolor crónico. Además, todo nuestro sistema nervioso trata de hacer frente a su pérdida y, a veces, en estas situaciones, no es posible una recuperación y reorganización adecuada. Más bien se cometen errores y, por lo tanto, debido a este “cortocircuito” el dolor se hace presente.

La memoria del dolor

Curiosamente, incluso nosotros no, nuestro cerebro recuerda cada vez que experimentamos un dolor serio. Por lo tanto, en casos de pérdida de extremidades, el dolor puede no perderse, ya que el cerebro ya lo había recordado de forma permanente. Los médicos han descubierto que estos recuerdos de dolor pueden ser suprimidos por la terapia cognitiva, ciertos medicamentos y la reacción oportuna, lo que deshabilita el dolor crónico adicional. El tratamiento también puede implicar el montaje de un brazo o pierna protésica. Este proceso ha demostrado la disminución del dolor ya que el cerebro del paciente puede percibir la extremidad artificial como real. Además, se pueden aplicar numerosos estímulos eléctricos a los nervios restantes que una vez estuvieron a cargo de la mano. Esto también puede causar que el dolor disminuya. A pesar de que estos pasos importantes en el conocimiento de nuestro propio cerebro, hay mucho más por hacer, ya que muchas cosas siguen siendo misterios.

Comments are closed.