Dolor de tibia

El hueso, que científicamente se llama tibia, se encuentra en la parte frontal de la parte inferior de la pierna, debajo de la rodilla. En realidad, conecta la estructura ósea de la rodilla con la estructura ósea del pie.

Dolor de tibia
Dolor de tibia

Por lo tanto, el gran estrés se pone sobre ellos, especialmente durante las actividades físicas forzadas y es por eso que las lesiones se asocian estrechamente con la vida cotidiana de los deportistas. Entonces, la lesión más frecuente es la rotura del hueso, de hecho, es la lesión causada por el estrés.

Sin embargo, el mayor problema es que los indicadores de esta lesión son muy similares a cualquier otra lesión cerca del hueso de la tibia, como, por ejemplo, el proceso inflamatorio de los tendones cercanos. Debido a eso, el primer paso del tratamiento es determinar si existe el caso de la fractura, y eso se hace siempre después de escanear el hueso, con la ayuda de alguna sustancia radioactiva.

La descripción del dolor y el tratamiento

Desafortunadamente, entre todos los indicadores de la tibia rota, el dolor es el más prominente. Por otro lado, este dolor rara vez se siente cuando la persona está inmóvil. Sin embargo, se caracteriza por el aumento gradual, especialmente si se ejerce una presión y una tensión aún mayores sobre el hueso de la tibia. Además del dolor, también está presente la ausencia de sensación, así como la falta de fuerza y ​​el aspecto de la hinchazón sobre el punto afectado.

Bajo una fuerte presión, el dolor emerge del lado interno del músculo de la pantorrilla y el dolor también se agrava si se toca el área cercana. A veces, incluso una formación de bulto duro podría emerger del hueso de la tibia. Entonces, si el dolor no está centrado y localizado, no es el caso de la fractura por estrés tibial, a diferencia del caso de los tendones cercanos inflamados (que, sin embargo, también se caracteriza por el dolor que aumenta gradualmente).

Sin embargo, el error más grande que uno podría hacer es descuidar el doloroso hueso de la tibia y después de algún período continuar con los entrenamientos regulares, principalmente porque el dolor no está presente en los períodos de inactividad. Dado que este tipo de lesión es la consecuencia lógica de usar este hueso más allá de sus límites, el hábito dañino de hacer demasiado ejercicio debe ser reemplazado en primer lugar. Además, el causante de esta lesión podría ser la falta de minerales existenciales para los huesos, que son magnesio y calcio, o de algunas proteínas, o incluso si hay una pequeña concentración de hormonas sexuales en el organismo.

El período de rehabilitación suele durar entre 3 meses y medio año, pero en los casos más graves, es recomendable prolongar el período hasta un año entero.

Comments are closed.