Bulto doloroso en el cuello

Los bultos en el cuello son una afección relativamente común que muchas personas experimentarán directamente o a través de un encuentro cercano en algún momento de sus vidas, y en la mayoría de los casos, son inofensivos.

Bulto doloroso en el cuello
Bulto doloroso en el cuello

Al igual que cualquier otro cambio en la salud de un individuo, un tumor en el cuello puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente que aún no se ha diagnosticado. En caso de que un bulto dure más de un par de semanas, se recomienda encarecidamente a la persona que consulte con un profesional médico, ya que existe una gran posibilidad de que exista una inflamación en alguna parte del cuerpo. Un médico forense examinará la flexibilidad y el movimiento de los ganglios linfáticos, o si son rígidos o extensos, y si son móviles o estables. Además, el médico también está interesado en saber si el bulto se mueve cuando una persona traga. El profesional finalmente se preocupa por cuán enraizado está el bulto en la piel. Después de inspeccionar visualmente el bulto, el médico necesitará tomar un hisopo del interior de la boca, preferiblemente de las mejillas o del fondo de la boca, y enviar la muestra al laboratorio para análisis adicionales. En caso de que el paciente sea un niño, el médico examinará el historial médico completo para llegar a una conclusión sobre por qué se presentó el tumor en primer lugar.

Posibles tipos de bultos en el cuello

Hay muchos tipos diferentes de bultos que pueden aparecer en la superficie del cuello y muchos de ellos son quistes con diferentes características. Una clase de quiste llamado quiste tirogloso suele ser la causa de un nudo en el cuello y este tipo particular se sobrecarga de líquido, y como resultado, puede causar dolor y malestar. También se mueve cuando una persona traga. Otro tipo de quiste que puede ser responsable de crear un bulto es un quiste dermoide. Este tipo de quiste contiene diferentes tipos de glándulas y generalmente solo ocurre en bebés. Además de los quistes, también hay glándulas que pueden agrandarse y aparecer como bultos en el cuello. Una de esas glándulas es una glándula tiroides, que al igual que el quiste tirogloso se mueve cuando un individuo traga. Por otro lado, si el bulto no se mueve cuando una persona traga, generalmente es un signo de un problema más grave, como un tipo de quiste adverso e incluso un tumor. Si una persona nota un bulto en el cuello que no desaparece después de algunas semanas y la protuberancia no se mueve al tragar, es obligatorio buscar atención médica para diagnosticar cualquier posible enfermedad grave tan pronto como sea posible. Algunos de los quistes que pueden tener consecuencias adversas graves en la salud de una persona se eliminan con relativa facilidad mediante una intervención quirúrgica tan pronto como se descubren. Finalmente, si una persona nota un tipo de bulto segregado, puede ser indicativo de un tumor que ha estado haciendo metástasis desde varias partes del cuerpo, como la cabeza, el tórax, el abdomen o el cuello mismo.

Ganglios linfáticos inflamados

Como parte del sistema linfático del cuerpo humano, los ganglios linfáticos se pueden encontrar en varios lugares, como la ingle, el cuello y las axilas. Una de las funciones principales de los ganglios linfáticos es eliminar las células cancerosas, las bacterias, los virus y otros agentes adversos de nuestro sistema, así como también contener físicamente nutrientes saludables en forma de líquido. Al igual que con muchos otros órganos, si los ganglios linfáticos están sanos y funcionan correctamente, las personas no sienten su presencia. Sin embargo, si se agrandan y comienzan a causar malestar físico, las personas deben reconocer tal ocurrencia como una señal de que ha habido un cambio en la forma en que funcionan los ganglios linfáticos.

Causas para la ampliación de los ganglios linfáticos

Hay muchas razones por las cuales las glándulas linfáticas pueden hincharse. Algunas son más leves, como una inflamación, mientras que otras son más graves, como el cáncer. Por otro lado, a menudo puede darse el caso de que una persona sufra una lesión en el área del cuello, lo que hace que los ganglios linfáticos se hinchen. Una de las formas de averiguar si la ampliación de un ganglio linfático se debe a una razón benigna es centrarse en la cantidad de dolor que están produciendo. Mientras más dolor sienta una persona, más benigna será la causa de una ampliación. En consecuencia, cuanto menor sea la cantidad de dolor, o no dolor en absoluto, suele ser indicativo de un tumor. Algunas de las razones de por qué los ganglios linfáticos pueden estar hinchados son llagas en la boca, infecciones de oído, resfríos, gripe y similares. Los problemas de la piel también son conocidas por causar ganglios linfáticos agrandados.

Tratamiento de ganglios linfáticos inflamados

Como era de esperar, una vez que una persona con ganglios linfáticos inflamados contacta a un médico para obtener asistencia, el médico buscará la causa subyacente de la afección. Si la razón es leve, como una lesión en el cuello, el médico la tratará por una posible infección y dolor, y despedirá al paciente. Sin embargo, si la razón es más complicada, será necesario realizar más pruebas y tratar el proceso de cambio subyacente en la salud de la persona con la atención adecuada.

Comments are closed.